La Escuela

¿Que es la Escuela de Fútbol Rayo Vallecano de Badajoz?

La  Escuela de Fútbol Rayo Vallecano de Badajoz, es una asociación privada, integrada por personas físicas que tiene por objeto principal la promoción, el desarrollo y la práctica del deporte.

Se rige por los estatutos para asociaciones deportivas en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Extremadura y se encuadra dentro de ésta, afiliándose en cada caso a la federación deportiva extremeña correspondiente para poder participar en actividades y competiciones de carácter oficial.

¿Cómo y porqué nace la Escuela de Fútbol Rayo Vallecano de Badajoz?

Nace como consecuencia de la inquietud de una serie de personas implicadas en el fútbol base de la ciudad, que aman, sienten y se identifican con el fútbol de base y con unos valores que están por encima de los intereses personales y del protagonismo.
No busca suplantar ni ocupar el lugar de nadie, desde la humildad, el trabajo y en armonía con el resto de clubes de fútbol base de la ciudad aboga por un fútbol puro en su esencia primera, esencia que sólo poseen aquellos a los que aún se les iluminan los ojos cuando ven a un niño por la calle jugando a este único y bello deporte, el FUTBOL.

¿Quiénes forman la Escuela de Fútbol Rayo Vallecano de Badajoz?

La escuela está formada por gente de tu ciudad, gente como tú, locos a los que no les importa el frío, la lluvia ni el viento. Esos que al llegar el viernes se plantan su chandal y hacen de cualquier campo de la ciudad su casa. Gente cercana a vosotros, que conocen vuestros nombres, os chocan la mano al pasar y saben si estas lesionado o si marcaste gol la semana pasada. Ellos no jugaron en grandes estadios ni salieron ovacionados por miles de personas pero por encima de todo aman igual que tú este deporte. Sin ellos nada de esto sería posible.

¿Cuál es la filosofía y el objetivo de la escuela?

La Escuela de Fútbol Rayo Vallecano de Badajoz, nace con una filosofía clara, acercar a todos los niños y niñas que así lo deseen a la práctica de este deporte en sus primeros pasos, formándolos y dotándolos de unos valores que les ayudarán a crecer en un ambiente de compañerismo y respeto en unión de sus padres y familiares, no concebimos una formación completa sin el entorno familiar y social del niño.

Pensamos que todos los niños-as tienen derecho a divertirse haciendo algo que les gusta, jugar al fútbol, somos consientes de que como en cualquier actividad en la vida las capacidades no son comunes a todos, pero también tenemos el firme convencimiento (porque amamos este deporte) de que no tenemos derecho a quitar la ilusión a ningún niño/a por practicarlo.

En la Escuela de Fútbol Rayo Vallecano de Badajoz tenemos presente que el ganar es un estímulo propio de la condición humana y no podemos cerrar los ojos ante esta evidencia, pero también sabemos que hay un tiempo para formar y otro para competir, formar es indispensable, ganar un complemento necesario.
No vale ganar a cualquier precio, sin esfuerzo no ganamos, sin respeto hacia el contrario no ganamos, sin tener un objetivo común al grupo no ganamos, todos queremos ganar, en el momento que somos conscientes  de que podemos perder, ganar tiene otro sentido…”salir de un campo después de ganar respetando al que perdió nos hace mejores”

¿Por qué en Badajoz?

Varios factores hacen que La Escuela de fútbol venga a nuestra ciudad, es sabido por todos el difícil momento por el que atraviesa el país, el mundo del fútbol no es ajeno a este problema y los equipos tiene la necesidad de volver la mirada al interior de sus canteras para poder hacer que la cuentas cuadren, después de años de una entrada masiva de jugadores foráneos en nuestro fútbol y de que los recursos económicos hayan bajado de forma considerable, se hace más necesario que nunca el contar con jugadores formados en las propias entidades o en clubes dependientes de las mismas, los equipos buscan nuevos viveros de jugadores y Extremadura también tiene su atractivo, por desgracia el fútbol profesional (entendiendo por este la 1ª y la 2ª división) hace años nos dejó huérfanos de equipos, pero no así de buenos jugadores de fútbol y ese atractivo, con nombres y apellidos en el caso del Rayo Vallecano hace que esto sea posible.

Esto, que es una consecuencia directa de un trabajo bien hecho y de una excelente relación profesional y personal entre los responsables de la Escuela y la entidad, hacen posible este proyecto, que para nosotros es un orgullo y una satisfacción poder presentar a la ciudad de Badajoz y a toda la Región.